Última Publicación

  • LOS ORÍGENES DEL JUGUETE EN GENERAL Y DE LA...

    Es prácticamente imposible fechar con exactitud el origen del juguete, pero los escasos hallazgos arqueológicos que han llegado a nuestros días...
    0 Comentario
  • Catálogo Virtual de Mariquita Pérez

    Te presentamos el catálogo de Mariquita Pérez con todos sus productos en formato de libro virtual. Si te apetece ver con detalle todas las...
    0 Comentario
  • Mariquita Pérez , más que una muñeca.

    A pesar de ser un artículo de lujo reservado al alcance de unos pocos, esta muñeca se convirtió en símbolo de toda una época, marcando un antes y...
    0 Comentario
  • MARIQUITA PÉREZ, una muñeca...

    Uno de los productos estrella y de los que más orgullosos estamos de tener en Tiendas JRC es la muñeca MARIQUITA PÉREZ. Digamos que, desde que...
    0 Comentario
  • LAS MUÑECAS DE MI HERMANA

    Recuerdo, cuando era niño, hace ya algún tiempo, ver a mi hermana jugar con muñecas: tenía una estantería dedicada a ellas, a sus cientos de...
    0 Comentario

Comentarios recientes

No hay comentarios
Gastos de envío gratis a partir de 100€

Blog detail

MARIQUITA PÉREZ, una muñeca histórica y un ejemplo empresarial

0 Comentario
MARIQUITA PÉREZ, una muñeca histórica y un ejemplo empresarial

Uno de los productos estrella y de los que más orgullosos estamos de tener en Tiendas JRC es la muñeca MARIQUITA PÉREZ. Digamos que, desde que trabajamos con ella, vemos algo especial, algo mágico, que nos atrae, que nos lleva a la infancia y que nos hace olvidar otras muñecas que tan de moda estuvieron y que más que una niña parecían ser una mujer de 30 años, con marido, trabajo estable, melena perfecta de salón de belleza e imposibles tacones. Y a pesar de que en un principio se podría decir que MARIQUITA PÉREZ es una muñeca de tiempos pasados, creemos, una vez conocida su historia, que nada más lejos de la realidad. En todo caso, podríamos llegar a la conclusión que fue pionera en el mundo de la muñeca, perfecta en su elaboración, y para todos aquellos que estamos metidos en esto del marketing, no podemos sino reconocer y admirar lo que en su día logró su creadora, doña Leonor de Portugal.

Doña Leonor era una señora perteneciente a la nobleza madrileña, residente en San Sebastián durante la Guerra Civil española, con su hija Leonor de Góngora, de dos años de edad. Tuvo la genial idea de vestir exactamente como a su hija a una muñeca alemana obtenida por ésta en una rifa benéfica. Ella diseñaba y confeccionaba los trajes para ambas, y con ellas se iba a dar largos paseos por esa maravillosa y elegante ciudad. Resultó, seguro que con sorpresa de la propia doña Leonor, que los que veían pasar a la pequeña Leonor y a su muñeca se quedaban maravillados ante la estampa de una graciosa y preciosa niña rubia con ojos azules jugando con su muñeca a conjunto, ambas vistiendo iguales e impecables. Observando cómo bañistas y paseantes se paraban a admirar a la niña y a su muñeca en cada en sus paseos por la playa de La Concha, doña Leonor, mujer inteligente, emprendedora y con gran visión comercial, vio ante sí una gran oportunidad que por supuesto, no dejó escapar. Decidió hacer una muñeca igual que su hija, con un cuidado guardarropa, para que las niñas la pudiesen vestir como vestían ellas mismas. Así, uno de sus eslóganes más famosos fue: “La muñeca que se viste como una niña”.

Pero no nos adelantemos en la historia. Lo siguiente, claro estaba, era buscar un nombre adecuado para esa muñeca. Podría haber sido Leonor, como su se llamaba su hija, no en vano era la que la inspiró. Pero fue más allá, no se dejó llevar por el sentimentalismo, y se centró en lo que convenía para un mejor resultado del proyecto que se proponía emprender: quería un nombre muy español, con personalidad propia, pegadizo y con historia. Si había de ser español y fácil, qué mejor que María, aunque finalmente se decantó por el diminutivo de Mariquita. Respecto al apellido, eligió el de Pérez porque era común y de los más extendidos en España, lo que se ajustaba a la familiaridad deseada. Bien, quién no conoce hoy en día a Mariquita Pérez. La elección del nombre nos parece extraordinaria.

Doña Leonor, con el producto claro, y decidido el nombre, buscó capital, pues ella no disponía del suficiente, y se asoció con María del Pilar Luca de Tena de Fagalde, una vieja amistad quien aportó la financiación inicial para fundar la empresa Mariquita Pérez S. A..

Ya sólo les quedaba materializar esa idea, su fabricación, y para ello ambas socias viajaron a Onil, el pueblo por antonomasia de la muñeca, concretamente al taller de uno de los más prestigiosos jugueteros, el artesano Santiago Molina, para encargarle la fabricación de mil muñecas, que deberían ser idénticas a la hija de Leonor. Ya estamos en el año 1939, y así se hizo por el juguetero, si bien, el trabajo artesanal era tal que la muñeca se convirtió en un producto exclusivo para las clases pudientes de los años 40 dado su elevado precio.

Primer modelo de Mariquita Pérez, año 1939

Primer modelo de Mariquita Pérez, año 1939

Doña Leonor y su socia presentaron en sociedad a MARIQUITA PÉREZ en Madrid, organizando para ello un verdadero acto social en plena posguerra. Si bien la primera fue una modesta tienda en la capital (una primera planta sin escaparate), su rotundo éxito ya en los años 40 hizo que pronto se quedara pequeña, trasladándose a calles más centrales (calle Serrano número 8), con escaparate, donde MARIQUITA PÉREZ exponía sus novedades, creando una verdadera expectación, y que inevitablemente se convertían en tendencia de moda para las niñas y sus madres.

Por supuesto, Madrid se quedó pequeña para doña Leonor, y con una furgoneta pintada a rayas rojas y blancas, identificativas de la imagen de la muñeca, por ser el estampado del primer vestido de la muñeca, viajó por las principales ciudades españolas, ofreciendo a los comercios más selectos la oportunidad de vender en exclusiva la muñeca que toda madre quería para su hija, con una imagen perfectamente cuidada y característica. Hasta tal punto llegó la popularidad de MARIQUITA que algunos programas de radio dedicaban espacios a la muñeca con diversos concursos para las niñas, existían cuentos protagonizados por ella, se organizaban desfiles infantiles con sus vestuario, e incluso la actriz Marisol utilizó sus vestidos en alguna de sus películas. Imparable, traspasó fronteras y llegó a abrir tiendas en ciudades como Dallas y Chicago, entre muchas otras.

Fueron tres décadas de éxito, a las que MARIQUITA PÉREZ se tuvo que adaptar, evolucionando, desde la primera muñeca hecha de cartón piedra en 1938, hasta el último modelo de 1970, hecha de vinilo, pasando por modelos de muñeca articulada y andadora, simbolizando múltiples situaciones reflejo de la alta sociedad religiosa de la época, como la Mariquita que asiste a misa los domingos, sale a pasear, practica el esquí, el tenis y se viste de traje regional. También apareció su hermano Juanín, tanto de bebé como de niño, y se acompañó de múltiples accesorios, como muebles, billeteros, paraguas, medallas, bolsos, abanicos, máquinas de fotos, misal, libros del colegio con pizarrines, gafas de sol, y hasta un perro de raza fox terrier llamado Olé.

Imagínense: sin facebook, sin internet, sin campañas de correos masivos. Con los medios de aquellos años, qué lejos pudieron llegar, con un éxito mantenido durante más de tres décadas, siendo el resultado de un producto excelente, un trabajo impecable, una marca cuidada y una calidad exclusiva.

Tras las nuevas condiciones comerciales y aparición de multinacionales, así como la separación Leonor de Góngora (inspiradora de la muñeca) de su marido, lo cual le imposibilitó entrar a gestionar la empresa creada por su madre, y la ulterior mala gestión de éste, terminó con el cierre de la sociedad en el año 1976.

Por suerte, en 1994 la marca es retomada por nuevos dueños, que constituyeron la empresa “Nueva Mariquita Pérez S. L.”, y que situada en la localidad de Onil (ya vemos, curiosamente, donde comenzó a fabricarse en 1939), inició la producción de esta histórica muñeca en 1998 destinada principalmente al coleccionista. Así, se ofrece la posibilidad de adquirirla por distintos precios, según se confeccione en cartón piedra, si lo que se quiere es tener una muñeca verdaderamente artesanal, o se utilicen otros materiales, como el vinilo. Por supuesto, han sido absolutamente respetuosos con la calidad que la define, tanto de la propia muñeca como del vestuario y sus accesorios, no descuidando el más mínimo detalle, desde la caja con la que la adquirimos, que ya nos llama la atención por su alta calidad, hasta los detalles del vestido de Mariquita. Si bien ha podido cambiar en alguna de sus características a lo largo de su historia hasta hoy, es perfectamente identificable sea cual sea el modelo ante el que estemos de esta preciosa muñeca, por su mirada, su gesto, y, cómo no, su lujoso y selecto guardarropa con modelos diseñados por expertos que la hacían entonces, y la hacen hoy, una muñeca sofisticada y vanguardista. Aún hoy, cuando se está ante la “nueva Mariquita Pérez”, se sabe y se siente que es esa muñeca tan especial, con el que muchas de nuestras madres y abuelas, y puede que las que nos consideramos jóvenes, que no lo somos tanto, hemos pasado muchos momentos vistiendo y desvistiendo, admirando, arreglando su armario y deseando nuevos trajes para ella.

Hoy Tiendas JRC te da la posibilidad con un clic de tener esta histórica muñeca o encontrar el regalo perfecto para la madre o abuela admiradora de MARIQUITA PÉREZ, y que seguro hará esbozar una sonrisa mientras se evocan momentos muy dulces vividos en el pasado.

Deja tu comentario

Reload

Enviar